Carrie Fisher, la actriz que protagonizó una de las sagas más importantes de la historia de la cultura pop, Star Wars, con su entrañable personaje de la princesa Leía y que recientemente vemos en la última escena de Rouge One, finalmente murió a los 60 años de edad. El 23 de diciembre se encontraba viajando de Londres a Los Ángeles cuando sufrió un infarto. Fue llevada a un hospital cercano, donde se reportó estable, pero el día de hoy lamentablemente murió.

Descanse en Paz y que la fuerza te acompañe

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.