La sutileza y sensibilidad inundaron con su característico  y peculiar estilo el escenario principal del FIB en Beniasim 2015 justo a las 23:15 de este domingo 19. Conquistaron al público con sus mas famosos temas con solos de guitarras y riffs hechos con arco de violín y gadgets que creaban sonidos  muy locos y refrescaron gratamente su repertorio.

Tras un larguísimo y silencioso lapso de ausencia, cierra con broche de oro el festival de Benicàssim esta banda de culto que, desde Bristol, ha sorprendido y enamorado al mundo con apenas un puñado de canciones, eternas e inolvidables todas ellas. Una banda que no tiene fans, tiene devotos; que han guardado, durante estos últimos años, como auténticas reliquias atemporales de música, envasadas al vacío, aquellas 22 canciones, aquellos 2 discos (3 contando el directo en la Roseland) que, a mediados de los ’90, convirtieron a Portishead en uno de los grupos más influyentes y respetados de toda la escena musical contemporánea. Referente para tantos estilos como seamos capaces de concebir; síntesis de todo un siglo de música, de todo un mundo (occidental) de sonidos.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.